Tras las últimas estadísticas de pleitos en España, se calcula que en 2017 la tasa de litigiosidad ha sido de 126 pleitos por cada 1000 habitantes, lo que se traduce en 6 millones de casos solo en 1 año.

Este número de casos ha acrecentado la necesidad de encontrar vías más rápidas para resolver los conflictos entre particulares y empresas. Además de aliviar la carga de trabajo de los juzgados y tribunales, la mediación ante notario ofrece una solución más rápida y económica a los ciudadanos, reduciendo el tiempo de espera de 9 meses de media a tan solo unas semanas.

Al optar por la mediación ante notario, se reducen considerablemente los gastos judiciales, ya que no es necesario abonar los costes del procurador, tasas judiciales y otros gastos que puedan generarse tras la sentencia.

La mediación voluntaria reduce los tiempos de espera de los pleitos

Aunque sigue siendo un proceso poco conocido, cada vez más ciudadanos optan por la mediación, ya sea por los pocos costes del proceso o por la rapidez del mismo.

Los últimos datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), muestran que el año pasado un pleito judicial tardó en resolverse 4,8 meses de media en primera instancia y 4,1 meses en segunda instancia. Los casos que llegan al Tribunal Supremo (TS) suelen tener sentencia en el plazo medio de 14,1 meses. Pero sin duda los órganos judiciales que necesitan más tiempo de resolución son los de lo contencioso administrativo, donde se tarda de media 10 meses en lograr una respuesta y en los tribunales civiles donde la duración de los asuntos crecía desde los 28,2 meses de media de ese año hasta los 49 meses que se registraron en 2017.

¿Cómo funciona el proceso de mediación ante notario?

El notario es la pieza fundamental en cualquier tipo de proceso voluntario de mediación, ya que el Estado le atribuye la función de dar fe pública y controlar la legalidad, además de reunir todas las características imprescindibles para la mediación: preparación jurídica, independencia, imparcialidad o garantes de la seguridad jurídica.

Para que el proceso de mediación se lleve a cabo, ambas partes tienen que estar de acuerdo en optar por la vía notarial. Tras iniciar la mediación de forma unilateral, el proceso consta de 3 partes:

  1. SESIÓN INFORMATIVA: el notario informa a las partes sobre el proceso y deberán firmar el acuerdo de confidencialidad
  2. PROCESO DE MEDIACIÓN: comienza el proceso de mediación con una sesión constitutiva, en la que el notario convoca a las partes, creando un espacio de diálogo para que puedan tener una visión conjunta y compartida del conflicto.
  3. ACUERDO DE MEDIACIÓN: se tratan los temas que les preocupan y trabajará con ellos y sus abogados, si los hubiese, en la búsqueda de nuevos entendimientos.

Se pueden convocar tantos encuentros como sean necesarios para la búsqueda de posibles alternativas de consenso para cada uno de los temas en disputa. Al final de cada sesión, el notario elaborara un acta con los temas tratados.

Casos en los que se puede aplicar la mediación notarial

Mediación civil
  • Reclamaciones de responsabilidad civil
  • Conflictos entre coherederos y/o copropietarios
  • Contratos bancarios
  • Contratos hipotecarios
  • Contratos de seguros
  • Contratos de compraventa de vivienda
  • Contratos de arrendamiento
  • Conflictos en comunidades de vecinos
Mediación familiar
  • Conflictos familiares por herencias
  • Conflictos matrimoniales
  • Conflictos en parejas de hecho
  • Conflictos en la empresa familiar
  • Conflictos patria potestad y tutela
  • Conflictos intergeneracionales de
    convivencia.
Mediación mercantil
  • Conflictos entre socios
  • Conflictos entre empresas y clientes
  • Conflictos entre empresas y proveedores
  • Conflictos entre empresas y trabajadores
  • Conflictos de propiedad intelectual
  • Conflictos entre empresas
  • Conflictos empresariales derivados de construcción civil

Notaría Doblado, su notaría en Tarragona

Ponemos a su entera disposición nuestros servicios notariales de mediación  en la ciudad de Tarragona. Contacte con nuestro equipo de profesionales encabezado por el notario Ángel María Doblado Romo aquí.